03 marzo 2011

Fashion victims: las consecuencias de los vaqueros desgastados

Fuente: Setem

La moda de los pantalones vaqueros desgastados está costando decenas de vidas y miles de enfermos en países como Turquía, Bangladesh, China e India, países donde se elabora la mayor parte de la ropa que vestimos. 

Esa apariencia de desgastado se consigue en la mayoría de casos mediante la técnica del "sandblasting", que consiste en aplicar un chorro de arena directamente sobre la tela y requiere altas medidas de seguridad.


(Si no puedes ver el video correctamente pulsa aquí.)

Este método, prohibido en Europa pero aún lícito en otros países, resulta muy rentable a las grandes marcas que lo utilizan, aprovechando la deslocalización de su producción y sin importarles aparentemente el elevado coste en la salud de las personas que trabajan aplicando esta técnica.

Turquía es uno de los países más afectados por el “sandblasting”. Precisamente los informes médicos procedentes de este país han sido los que han relacionado la producción de vaqueros con "sandblasting" con la silicosis. Actualmente, se estima que cerca de 5.000 empleados del "sandblasting" están afectados por esta enfermedad crónica, que les impide trabajar y hacer vida normal.

En Europa, el “sandblasting” no se usa desde los años 90, pero son precisamente los países europeos los principales clientes de esos vaqueros desgastados.

La técnica del "sandblasting" se prohibió en Turquía en 2009. Desde entonces, la producción de vaqueros desgastados ha aumentado en otros países como Bangladesh, China, Pakistán, India o Siria.
La silicosis es una enfermedad profesional ocasionada por la sílice de la arena, muy conocida en la minería, pero aún no reconocida dentro de la industria textil. Los mineros tardan 20 años en presentar esta enfermedad. Los trabajadores del “sandblasting”, sin embargo, caen enfermos en sólo seis meses. Por ello, la Campaña Ropa Limpia cree urgente que la OMS y la OIT incluyan el sector textil en su Programa Internacional sobre la Eliminación de la Silicosis Mundial.

Las empresas conocen las consecuencias del "sandblasting" pero muchas de ellas parecen preferir hacer oídos sordos. Tal es el caso de Benetton, Versace, Armani o Diesel, que han rehusado todo diálogo con la Campaña Ropa Limpia y no han dado ningún paso para eliminar el "sandblasting" de su cadena de confección. Otras importantes firmas como Levi-Strauss, Inditex, C&A y H&M, entre otras, ya se han comprometido a prohibir el “sandblasting” en su cadena de producción, aunque no han informado todavía de qué medidas usarán para vigilar el cumplimiento de esta prohibición. Para más información sobre la reacción de las empresas al respecto puede consultarse el listado en la web de la campaña.

No Sandblasting” es la iniciativa que lanza hoy en España la Campaña Ropa Limpia de SETEM y que ya ha comenzado en otros 14 países europeos. Busca presionar a las marcas de moda para que erradiquen esta técnica y asuman su responsabilidad asegurando que los trabajadores afectados de silicosis y sus familias reciban las indemnizaciones adecuadas.



Más información:  www.nosandblasting.org / www.ropalimpia.org

4 comentarios:

Javito dijo...

Joer, cada vez es más difícil comprar algo sin ser cómplice de alguna maldad. Gracias por la info, personalmt huiré de las marcas que se saltan este tema, hasta que rectifiquen.. si es que nos enteramos de que lo han hecho

Pepe dijo...

Los fabricantes de prendas vaqueras con los que trabaja Pepe Jeans NO emplean sistemas de envejecimiento mediante el lavado a presión con arena (el llamado “sandblasting method”). Queremos señalar que nuestros fabricantes utilizan métodos de envejecimiento consistentes en el uso de agua a presión, que no implican ningún riesgo para la salud y seguridad de los trabajadores.

Todas las fábricas con las que trabaja Pepe Jeans cumplen con la legislación y han proporcionado los correspondientes certificados acreditativos del cumplimiento de dichas normas.

En Pepe Jeans estamos altamente comprometidos con la salud y seguridad de los trabajadores de la industria textil, y seguimos una Política Social Corporativa en material de salud, seguridad y medio ambiente, que todas las fábricas con las que trabajamos están obligadas a cumplir.

El que nuestra marca haya sido citada en este caso ha sido por un error que ya hemos aclarado con la ONG que efectúa la denuncia.
.

[La Otra Agenda] dijo...

#Javito, opino que no debemos tener sensación de culpabilidad como consumidores. Podemos tomar decisiones de consumo responsable en función de la información que manejamos y cuando la manejamos.
Por cierto, no olvides que también puedes firmar el manifiesto, si quieres involucrarte con el tema:
http://www.nosandblasting.org/firma.html

Gracias #Pepe por la información que proporcionas. Actualizo la entrada con enlace directo a la evaluación de las empresas realizada por los promotores de la campaña, que son la fuente de la noticia:
http://www.nosandblasting.org/empresas.html

Amaya dijo...

Pues a mi saber estas cosas me simplifica mucho la vida. Así puedo elegir entre menos marcas y pierdo menos tiempo en los probadores. A ver si los fabricantes espabilan un poco en derechos laborales e impacto medioambiental, que parece que viven en la edad media con sus leyes de servidumbre y su desconocimiento científico...